Apnea Obstructiva del Sueño

Dr. Vicente Carrillo A.

Introducción

El interés por la apnea del sueño ha aumentado estos últimos años debido a los estudios que se han llevado a cabo y que demuestran que se trata de una patología muy común, que no tratada puede asociarse a graves trastornos cardiovasculares. El acceso a métodos diagnósticos más fiables y tratamientos efectivos, contribuye a avanzar en la investigación y la evaluación del diagnóstico y la terapéutica por diferentes especialistas.

Neurólogos, especialistas broncopulmonares y otorrinolaringólogos, entre otros se ven involucrados cada vez más en el manejo de la apnea del sueño.

Apnea del sueño significa "dejar de respirar". La Apnea Obstructiva del Sueño (AOS) es la más común de las apneas del sueño y se caracteriza por episodios repetidos de obstrucción de la vía respiratoria alta durante el sueño. Generalmente se asocia a disminución de la saturación de oxígeno en la sangre. Existe otra forma de apnea, llamada Apnea Central, menos frecuente y que puede tener complicaciones cardiovasculares y neurológicas.

La apnea obstructiva del sueño consiste en la ausencia de flujo aéreo nasal y oral a pesar de los esfuerzos respiratorios. Ello se debe principalmente al desplazamiento de la lengua hacia atrás y al colapso de las paredes faríngeas. El aumento de volumen de la lengua como ocurre en la obesidad, la hipertrofia de amígdalas y/o adenoides son factores determinantes en la génesis de la obstrucción

.

Otro sitio de obstrucción puede ser la nariz. Asimismo la conformación de la mandíbula, la laringe y la vía aérea pueden por si mismas explicar ciertas apneas.

Cuando la persona deja de respirar, el oxígeno transportado en la sangre disminuye, lo que puede ser mucho mayor en pacientes obesos. Al caer el oxígeno en la sangre, la persona se despierta. Como esto es muy breve, no es percibido por el individuo, que tendra una gran somnolencia durante el día, producto de este continuo despertar.

La apnea obstructiva del sueño, se asocia al ronquido, síntoma extremadamente frecuente, y que en tiempos pasados era motivo de bromas y de estoica tolerancia. Ahora sabemos que el ronquido es motivo de deterioro en las relaciones de pareja, y si va aparejado con la apnea, puede ser la causa de mal rendimiento escolar y laboral, malas relaciones sociales y puede poner la vida en peligro por las alteraciones cardiovasculares que conlleva.

No se conoce claramente la prevalencia de la apnea obstructiva del sueño, pero se calcula que un 24 % de los hombres y 9 % de las mujeres entre 30 y 60 años tienen algún grado de de apnea del sueño y un 4 % y 2 % respectivamente reunen los requisitos para un Sindrome de Apnea del Sueño (New England Journal of Medicine, 1993). El ronquido aumenta con la edad y aproximadamente un 60 % ronca después de los 60 años de edad.

El Sindrome de Apnea ocurre con mayor frecuencia en los grandes roncadores, es más frecuente en hombres y especialmente cuando hay sobrepeso o franca obesidad, cuando el cuello es corto y mide más de 17 pulgadas (43,2 cm) en el hombre y 16 pulgadas (40,6) en la mujer. En la mujer el ronquido y la apnea del sueño tienden a aumentar después de la menopausia. La Apnea del sueño también puede desarrollarse durante el embarazo, particularmente en mujeres roncadoras. El alcohol, el tabaco y el uso de sedantes agravan las apneas.

En nuestra experiencia, generalmente se trata de un conjunto de trastornos que sumados provocan AOS. En los niños la causa más frecuente es la hipertrofia de amígdalas (tonsilas palatinas).

Síntomas:

La apnea del sueño puede ser una condición que potencialmente puede poner en riesgo la salud y la vida. Los riesgos de apnea obstructiva del sueño no diagnosticada incluye ataque cardíaco, paro respiratorio o cardiorrespiratorio, impotencia, arritmia cardíaca, hipertensión arterial y enfermedad cardio-vascular. Adicionalmente, la apnea obstructiva del sueño provoca somnolencia diurna con riesgo de accidentes, disminución de productividad y problemas de relaciones interpersonales

Diagnóstico de la AOS

El diagnóstico de apnea obstructiva del sueño se realiza cuando existen a lo menos 30 episodios de apnea ( de a lo menos 10 segundos de duración) en un período de 7 horas. Muchos de los pacientes, no todos, son obesos

El estudio se realiza con el test del sueño o polisomnografía. Este examen requiere dormir una noche en un laboratorio del sueño o una clínica equipada. Durante la noche se controlan varios parámetros como electroencefalograma (ondas cerebrales), tensión muscular, movimientos de los ojos, nivel de oxígeno en la sangre y monitorización cardíaca y auditiva (ronquidos). Se determinan de esta manera las características del sueño, la presencia o no de apneas y el tipo y grado de estas (apneas centrales, obstructivas o mixtas). Generalmente las apneas son más severas en el estado de sueño REM, cuando ocurren los sueños.

Dado el costo del estudio existe interés por seleccionar mejor los pacientes que deben hacerse el examen completo. En general en presencia de roncadores (as) sin somnolencia diurna ni otro trastorno asociado (ver síntomas), se puede solicitar al paciente un registro simple de grabación. La información aporta la pareja es muy importante para sospechar de una apnea asociada a los ronquidos. Se puede hacer una monitorización de la saturación de oxígeno, sin embargo este examen tiene limitaciones que pueden inducir a error.

Adicionalmente, junto con una historia clínica detallada y examen general y neurológico, se debe calcular el índice de masa corporal (IMC) para establecer si existe sobrepeso u obesidad. En tal caso el paciente debe ser derivado a especialista (endocrinólogo) para el tratamiento específico de la obesidad.

La vía aérea se estudia mediante video-nasolaringofibroscopía. Este examen es realizado por un especialista ORL y tiene como objetivo determinar en lo posible los puntos anatómicos de obstrucción.

Se completa el estudio con otros exámenes generales de sangre y cardiológicos si fuera necesario.

Tratamiento

Una vez terminado el estudio el paciente debe ser evaluado en un equipo de profesionales para determinar las alternativas de tratamiento (Junta Médica). Los pacientes con mínimos trastornos pueden beneficiarse de medidas simples como perder peso, dormir sobre un costado o elevar la cabeza al dormir. Deben evitar medicamentos sedantes y evitar comidas copiosas antes de dormir. Se deben tratar las alergias (nasales) y dejar de fumar.

La apnea moderada a severa se trata generalmente con C-PAP (continous positive airway pressure o presión continua positiva de la vía aérea). El C-PAP es una pequeña bomba que impulsa el aire en la nariz mediante una máscara nasal, manteniendo la vía aérea abierta y desobstruída. El paciente porta la máscara en la noche al dormir y el flujo de aire previene el colapso de la vía aérea superior, pudiendo respirar normalmente y evitando o disminuyendo por lo tanto los ronquidos , el ahogo y la obstrucción. Puede así dormir efectivamente, despertándose descansado, sin la somnolencia diurna anterior. El CPAP es el tratamiento más común para tratar la apnea obstructiva del sueño. Existen equipos que pueden modificar la presión del flujo de aire según inspire o espire el paciente. Uno de ellos es el BIPAP, que se utiliza generalmente en apneas muy severas en las cuales deben utilizarse presiones mayores.

Existen numerosas intervenciones quirúrgicas que permiten corregir alteraciones anatómicas como operaciones ortognáticas y máxilo-faciales, sin embargo la cirugía más frecuente es la que corrige la obstrucción a nivel de la rino y epifaringe. De la clásica uvulopalatoplastía se derivan varias intervenciones a nivel del velo del paladar como la LAUP o uvulopalatoplastía asistida con Laser.

Esta intervención se puede realizar con Laser (existen varios tipos de Laser) inclusive con anestesia local y en forma ambulatoria. Esta se indica en pacientes roncadores sin apneas o con apneas obstructivas leves. El objetivo de la operación es resecar el tejido que vibra a nivel del velo del paladar. resecandose también la úvula o "campanita". Una alternativa a lo anterior es la palatoplastía con radiofrecuencia (somnoplastía) que está en fase de evaluación y que produciría menos dolor o molestias post-operatorias que lo anterior.

Siendo la hipertrofia adenoamigdaliana la causa más frecuente de apnea obstructiva en el niño, el tratamiento obviamente es la remoción de adenoides y amígdalas. Asimismo se deben operar los pacientes que presentan obstrucción de las fosas nasales causadas por desviaciones septales, hipertrofia de cornetes o pólipos.

Para volver a la página anterior cierre esta ventana

Para mayor información sobre Roncadores y Apnea del Sueño vaya a la página Sitios ORL y visite el sitio asociado.